Bolsonaro no quiere turismo LGBT en su país porque “espanta a las familias»

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, volvió a levantar la polémica al asegurar que su país no debe convertirse en un “paraíso” para el turismo gay, pero está de acuerdo con el turismo sexual hetero. “Si quieres venir a tener sexo con una mujer, adelante”, aseveró el polémico mandatario en un desayuno con periodistas.

“No podemos dejar que este lugar sea conocido como un paraíso para el turismo gay. Tenemos familias”.

Jair Bolsonaro

Estos dichos han causado mucho malestar y enojo entre las organizaciones pro derechos humanos y los colectivos LGBTIQ. “Esto no es un jefe de Estado, es una desgracia nacional”, dijo David Miranda, congresista nacional por Río de Janeiro, en una entrevista con el diario británico The Guardian. “Está manchando la imagen del país de todas las formas inimaginables”, añadió.

También el destacado activista homosexual Jean Wyllys criticó a Bolsonaro, asegurando que este tipo de declaraciones “incitan al odio contra las minorías”.

FASCISMO PURO

Jair Bolsonaro se ha destacado, desde la campaña presidencial, por ser homofóbico, xenofóbico, misógino y ultraderechista, y ha llegado a decir que es un “homófobo orgulloso de serlo”.

Durante la campaña había asegurado que preferiría que un hijo suyo muriera antes de que fuese gay y más atrás, en 2013, había dicho que los “fundamentalistas homosexuales” estaban “lavando el cerebro de los niños heterosexuales para convertirlos en gays y lesbianas, para satisfacerlos sexualmente en el futuro”. “A la sociedad brasileña no le gustan los gays”, dijo en esa ocasión en entrevista con el actor británico Stephen Fry. “Esta ha sido una de las confrontaciones más escalofriantes que he tenido con un ser humano”, dijo esa vez Fry.

Deja un comentario