Falleció el hombre que venía siendo investigado por la muerte de Felipe Cabral, el artista asesinado en febrero cuando observaba uno de sus grafitis realizado en una casa abandonada en la rambla de Punta Gorda, informó radio Sarandí y confirmó Subrayado.

El hombre vivía en la casa lindera a dónde apareció muerto Cabral. Todo indica que el balazo que le dio muerte al grafitero (conocido como Plef) partió de esa casa, pero hasta ahora no se ha podido demostrar que este hombre sea quien disparó.

Por este motivo la fiscal de Homicidios Mirta Morales solo pudo imputarlo de un delito de tráfico de armas, debido a las escopetas y rifles que tenía en su domicilio sin registrar ni con permiso.

La investigación continúa para determinar si hay otras personas que participaron del homicidio, ya sea como autor o como coautor. Este mediodía la fiscal aún no había recibido la partida de defunción del sospechoso, pero sí trascendidos sobre su fallecimiento.

Luis Lozano, el abogado del presunto homicida contó que todos los sábados un grupo de personas se paraba frente a la casa de su defendido y le gritaba “asesino”.