Cebolla Rodríguez golpeó un vidrio en el vestuario y se cortó la mano

La contundente derrota por 3-0 en el clásico generó una decepción generalizada en el plantel aurinegro, que no solo debió lidiar con el dolor de la derrota, sino que además tuvo un pésimo desempeño futbolístico.

Uno de los más calientes fue Cristian Rodríguez, que ingresó a los 62′ por Agustín Canobbio y nada pudo hacer para cambiar el destino del juego.

La vuelta al vestuario mostró caras de seriedad y un silencio que solo se quebró cuando el «Cebolla», fruto de la molestia e impotencia por lo vivido, golpeó uno de los vidrios que había en el mismo y se cortó una de sus manos.

Eso puso en alerta a toda la sanidad mirasol que rápidamente atendió al futbolista y que luego fue trasladado en ambulancia rumbo a un sanatorio local para finalizar las curaciones correspondientes.

La derrota ante Nacional, provocó que los albos sobrepasen en la anual al carbonero.

Deja un comentario