GOLPE DE ESTADO EN GUINEA BISSAU

El presidente electo de Guinea-Bissau, Umaro Cissoko Embaló, ha tomado este jueves posesión del cargo a pesar de las advertencias del Gobierno, que había indicado horas antes que la jura supondría “un auténtico golpe de Estado contra las instituciones democráticas”.

“Hoy he sido oficialmente investido presidente de la República de Guinea-Bissau”, ha dicho Cissoko Embaló a través de su cuenta en la red social Twitter, donde ha publicado fotografías del acto junto al presidente saliente, José Mario Vaz.

Asimismo, ha dado las gracias a la población del país africano “por su apoyo”. “El trabajo puede comenzar. Construyamos juntos la nueva Guinea-Bissau”, ha remachado tras el acto, que ha tenido lugar en un hotel de la capital, Bissau.

Cissoko Embaló recalcó a última hora del miércoles que tenía previsto jurar el cargo durante esta jornada, después de que la Comisión Nacional Electoral (CNE) confirmara su victoria tras el nuevo recuento de última hora ordenado el martes por el Tribunal Supremo a petición de su rival en las presidenciales celebradas en diciembre, Domingos Simoes Pereira.

“Por cuarta vez, la Comisión Nacional Electoral de Guinea-Bissau confirma mi victoria en la elección presidencial. Vuelvo a felicitar al pueblo de Guinea-Bissau, que ha demostrado una gran madurez democrática durante todo el proceso electoral”, dijo.

“En un espíritu de unidad y concordia nacional, invito a todos mis compatriotas a la ceremonia de mi investidura, que tendrá lugar mañana, 27 de febrero de 2020, como estaba previsto”, agregó, en una serie de mensajes en Twitter.

En respuesta, el Ejecutivo había subrayado que el proceso legal en torno al proceso, dada la nueva demanda presentada por el equipo de Simoes Pereira, que ha denunciado irregularidades en la votación.

Así, manifestó que la intención de Cissoko Embaló “va contra la Constitución y las leyes del país” y pidió a las fuerzas de seguridad “que asuman su papel de garantes de la seguridad y el orden público por las eventuales consecuencia del intento de subversión de los valores democráticos que fundamentan el Estado de Derecho en Guinea-Bissau”.

El Ejecutivo solicitó además “calma” a la población y reiterado que “cualquier tentativa de subversión del orden tendrá una respuesta adecuada a través de los mecanismos legales que buscan la garantía de la paz y estabilidad”.

“ACTITUD DESPÓTICA”

En un segundo comunicado publicado durante la jornada, el Consejo de Ministros ha condenado “con total vehemencia” la “actitud despótica” de Cissoko Embaló por “autoproclamarse” presidente del país africano.

Así, ha tildado la toma de posesión como “un acto de usurpación de competencias de los poderes constitucionales reservados a un presidente de la República democráticamente electo” y ha agregado que “a todos los efectos, constituye un auténtico golpe de Estado”.

De esta forma, ha reiterado que, en un momento en el que “no hay un pronunciamiento definitivo” del Tribunal Supremo, la toma de posesión de Cissoko Embaló “supone un grave atentado contra el Estado de Derecho”.

El Consejo de Ministros ha condenado además que las Fuerzas Armadas hayan permitido que la ceremonia haya tenido lugar “en un clima de banalidad total y de falta de respeto a la Asamblea Nacional Popular, único órgano de soberanía constitucionalmente competente para acoger la toma de posesión de un presidente electo democráticamente”.

Por ello, ha pedido a la comunidad interncaional que “siga y acompañe” la situación en el país para “identificar a las entidades e individuos involucrados en una inversión del orden constitucional interno”.

Por último, ha condenado la actitud de Vaz por “avergonzar e intentar decapitar, una vez más, el Estado soberano de Guinea-Bissau” al “apadrinar” la toma de posesión de Cissoko Embaló.

El Ejecutivo está inmerso en una grave disputa con el presidente saliente que se retrotrae al periodo previo a las elecciones, cuando cesó al primer ministro, Aristides Gomes, y nombró a un sucesor rechazado por el Gobierno y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), si bien finalmente dio marcha atrás.

SIMOES PEREIRA HABLA DE “AMENAZA ANTIDEMOCRÁTICA”

Por su parte, Domingos Pereira había señalado antes de la ceremonia que “la Asamblea Nacional Popular, el primer ministro, el Gobierno, los partidos políticos y los legalistas están unidos para impedir una amenaza antidemocrática por parte del grupo del otro candidato”.

“El anuncio de una toma de posesión ficticia es considerado por todos como una maniobra para intentar llegar a la Presidencia de la República al margen de las provisiones legales”, sostuvo en un comunicado publicado en su página web.

En este sentido, manifestó que “el mundo entero sabe que la CNE no tiene poderes para decretar un presidente electo, sobre todo cuando el proceso electoral está siendo juzgado”, en referencia a las apelaciones presentadas por su equipo.

Simoes Pereira acusó a Cissoko Embaló de “intentar atropellar las leyes y el orden público” tras “diversos intentos de llegar a la Presidencia a través de un robo monumental practicado por el presidente de la CNE, Pedro Sambu”.

Por último, criticó la “visible timidez” de la CEDEAO, que está intentando mediar en la disputa, ante lo que ha descrito como “un golpe en curso”.

LOS RESULTADOS ELECTORALES

La CNE anunció que el proceso de verificación de los resultados da a Cissoko Embaló el 53,55 por ciento de los votos, por el 46,45 por ciento recabado por Simoes Pereira, candidato del Partido Africano por la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGCV), que ha dominado tradicionalmente la política guineana.

La victoria de Cissoko Embaló llegó tras su derrota en la primera vuelta, en las que se impuso Simoes Pereira con cerca del 40 por ciento de los apoyos. Sin embargo, tanto Vaz como otros candidatos eliminados en primera vuelta expresaron su apoyo a Cissoko Embaló, quien durante la campaña se describió como un candidato de unidad.

La segunda vuelta tuvo lugar tras una nueva crisis política en el país africano y desembocará en la primera transición pacífica de poder, dado que Vaz se convertirá en el primer presidente desde la independencia en 1974 en completar su mandato tras ser elegido democráticamente.

El mandatario se impuso en las elecciones de 2014 como candidato del PAIGCV, que abandonó un año después en medio de una crisis con su entonces primer ministro, Simoes Pereira.

El estancamiento político provocó la mediación de la CEDEAO para lograr un acuerdo que estabilizara la situación antes de las elecciones, si bien semanas antes de la primera vuelta estalló una nueva crisis por el citado cese de Gomes.

Esta sucesión de crisis e inestabilidad –incluido el papel del Ejército, que ha estado detrás de una veintena de golpes de Estado desde la independencia, si bien en la última crisis no se posicionó– ha tenido un impacto en la situación económica de la población, afectada además por la volatilidad de los precios del anacardo, principal fuente de ingresos para más de dos tercios de las familias del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: